2 comments on “El Síndrome de la Pérdida de Tiempo

  1. Muy ingenioso y real como la vida misma. El otro día en un restaurante, observé y comenté con mis compañeros de mesa el mismo síndrome. Todos los camareros corriendo, moviéndose muy deprisa, atareados, agobiados…pero…todo llegaba tarde. Consecuencia nefasta: los camareros se quejarán de que tienen mucho trabajo y no pueden llegar a todo y los clientes se quejarán del mal servicio recibido. En una empresa, exactamente igual: personal quemado y desmotivado y clientes descontentos.

  2. Real como la vida misma. Habrán grados de mimetismo con este fenómeno, pero es todavía demasiado frecuente en las empresas. Es una reseña simpática pero mucho más importante de lo que revela su aparente inocencia. Cuidado con los ladrones de tiempo, a veces son hábitos, a veces tienen nombres y apellidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>